top of page

EL ARTE DE MORIR - ARS MORIENDI

La religión siempre ha sido una puerta directa al más allá. Una muestra escrita de ello puede ser el Libro egipcio de los muertos o el tibetano. La humanidad ha intentado acercarse y prepararse para la muerte y lo que después de ella venga de la mejor manera posible. La religión cristiana trató de educar visualmente como vivir los últimos días en el mundo terrenal mediante los Ars Moriendi, unos textos que aparecieron en Francia y en la mitad de Europa durante aproximadamente la segunda mitad del siglo XV. Algunos historiadores consideran a Jean Gerson, creador del tratado De scientia mortis y quien fue canciller de la Universidad de París a principios del siglo XV, como el creador de la primera obra con estas características. Gerson asegura en su obra que cuando uno se acerca a la muerte, las mayores dudas espirituales abaten al hombre y es aquí donde el diablo aprovecha para tentarlo hasta llevarlo a la perdición de su alma.



En los Ars Moriendi se reconocen las Cinco Tentaciones al morir:

1. La pérdida de la fe (Idolatría)

2. Desesperación.

3. Impaciencia

4. Orgullo

5. Avaricia (Incapacidad para aceptar la muerte)

En uno de los panfletos ingleses se muestra la impaciencia como al moribundo apartando al doctor de una patada y pidiendo a gritos no ser molestado. Su mujer, avergonzada, pide perdón por su impaciencia. En la escena también se puede observar una mesa que ha sido volcada por el furibundo y agonizante hombre que se impacienta y quiere ser liberado de su sufrimiento.

Sin embargo, uno debe luchar contra estas Cinco Tentaciones con las Cinco Virtudes:

1. Fe

2. Esperanza

3. Amor (Es decir, paciencia)

4. Humildad

5. Aceptación de la muerte

En la siguiente imagen se muestra a un hombre en paz, rezando rodeado de santos, quienes fueron pacientes en sus sufrimientos hasta convertirse en mártires, mientras el diablo danza alrededor de la cama.


En aquella época medieval, los sacerdotes, incapaces de abastecer la necesidad mortuoria debido al gran número de moribundos a causa de la peste negra, idearon estas guías visuales para morir como buenos cristianos. Con la ayuda de la imprenta, el Ars Moriendi no solo se usó durante los siglos XIV y XV sino que su proyección se extendió evolucionando artísticamente pasando por el Renacimiento hasta llegar al Barroco. El Ars Moriendi acabaría en evolucionar hasta convertirse en la Danza de la Muerte o Danse Macabre, que nos muestra su inefabilidad y lo que sostenía Horacio en sus Odas: “Pallida mors aequo pulsat pede pauperum tabernas, regumque turres” (La muerte hiere con el mismo pie las tabernas de los pobres y las torres de los reyes.



bottom of page