top of page

PARACELSO, MEDICINA Y ALQUIMIA.

"La Medicina se funda sobre la Naturaleza, la Naturaleza es la Medicina, y solamente en aquella deben buscarla los hombres. La Naturaleza es la maestra del Médico, ya que ella es más antigua que él, y ella existe dentro y fuera del hombre."


Paracelso, nacido en Suecia el 10 de Noviembre de 1493, fue una figura muy importante en la edad media.


Su nombre era Teofrasto (más adelante Felipe Aureolo Teofrasto) pero pasó a conocerse como Paracelso, apodo que se cree proveniente de su padre, que quiso hacer alusión al célebre médico Celso, comparando las capacidades de su hijo como iguales o incluso superiores.


La figura paterna de Teofrasto fue muy importante, pues tuvo mucha influencia en su educación en diversos campos, en la medicina, la cirugía, la botánica, el latín, la teología y la alquimia.


De esta última práctica y disciplina también obtuvo gran sabiduría Teofrasto a través del obispo Eberhard Baumgärtner, considerado uno de los más notables alquimistas de su época y con el cual trabó amistad en el Monasterio de San Andrés.


Paracelso fue de muy joven enviado a la escuela benedictina.


 

Más allá de estos aprendizajes y esta sólida educación que recibió, Paracelso tenía una inteligencia y una visión muy avanzada para su época y enseguida comprendió la necesidad de renovación de las viejas enseñanzas, filosofías y creencias de aquel momento histórico.


Paracelso dedicaba su vida al estudio y a la experimentación, trabajaba en su laboratorio, practicaba la cirugía ayudando a su padre en la curación de heridos, experimentaba con la telepatía y fue pionero en realizar los primeros ensayos de la criptografía.



Sin embargo, y aun teniendo gran interés en el esoterismo, Paracelso nunca quiso recibir beneficio económico de la "magia", pues según él, esta solo era permitida cuando se ejercía de forma desinteresada y para hacer el bien, y es por eso que aborrecía la nigromancia.


Esta posición la toma desde su estudio profundo de la Biblia y su interiorización de la caridad de Cristo al curar a los hombres.


"El verdadero médico no se jacta de su habilidad ni alaba sus medicinas, ni procura monopolizar el derecho de explotar al enfermo, pues sabe que la obra ha de alabar al maestro y no el maestro a la obra."

El uso y estudio que hizo de la alquimia fue el de fusionarla con la medicina para conseguir así la curación y recuperación de la salud de las personas a través de los minerales.


Consideraba que toda substancia dotada de vida orgánica, aunque aparentemente inerte, contenía gran variedad de potencia curativa.


Paracelso trabajaba desde un punto de vista altruista y humanitario y no buscando su propia riqueza. Creía que la clave para sanar era separar lo puro de lo impuro y esto se lograba a través de la alquimia.


Para realizar esta separación utilizaba tres métodos: la destilación, la calcinación y la sublimación.


Al usar químicos y minerales para tratar enfermedades logró curar a pacientes que habían sido considerados incurables por la medicina tradicional.


Además fue el primer médico en explicar clínicamente la enfermedad de la sífilis y en tratarla con el uso del mercurio, y muchos le consideran como el padre de la toxicología, ya que entendió que algunos venenos administrados en pequeñas dosis podían ayudar a curar.


"Dosis sola facit venenum" (la dosis hace al veneno)




Produjo multitud de obras y tratados relacionados con la medicina oculta, terapias, misterios magnéticos, obras mágicas, filosóficas, cabalísticas, astrológicas, tomos de anatomía, cirugía y muchos más.


Paracelso creía en los duendes y los fantasmas y llegó a escribir un libro de talismanes y amuletos, en el cual expone su punto de vista y su estudio del poder del magnetismo, y su convicción de que las piedras preciosas poseían propiedades curativas.


También afirmaba la existencia del cuerpo astral del hombre, que llamaba eventrum, y la del cuerpo astral de las plantas.




 

«En el glosario de PARACELSO hallamos que el principio de la sabiduría se llama Adrop y Asane, que corresponde a una traducción esotérica de la piedra filosofal. Azoth es el principio creador de la Naturaleza o la fuerza vital espiritualizada. El Cherio es la quintaesencia de un cuerpo, sea éste animal, vegetal o mineral, su quinto principio o potencia. El Derses es el soplo oculto de la Tierra que activa su desenvolvimiento. El Ilech Primum es la Fuerza Primordial o Causal. La Magia es la sabiduría, es el empleo consciente de las fuerzas espirituales, para la obtención de fenómenos visibles o tangibles, reales o ilusorios ; es el uso bien hechor del poder de la voluntad, del amor y de la imaginación; es la fuerza más poderosa del espíritu humano empleada en el bien. La Magia no es brujería.»

 

Paracelso muere el 24 de Septiembre de 1541. El primer artículo de su testamento dice:


"El muy sabio y honorable Maestro Teofrasto de Hohenheim, doctor en Ciencias y en Medicina, débil de cuerpo, sentado sobre un lecho de campaña, pero con lúcido espíritu, probo de corazón, cede su vida, su muerte, su alma, bajo la salvaguardia y protección del Todopoderoso. Su fe inquebrantable espera que el eterno Misericordioso no permitirá que los amargos sufrimientos, el martirio y la muerte de su Único Hijo, nuestro Señor Jesucristo, sean estériles e impotentes para la salud de este su humilde siervo."


La muerte, según Paracelso, era "el fin de su jornada laboriosa y la cosecha de Dios."


bottom of page